Pereda Pérez Vivienda en Pamplona

Date: February 18, 2019


Fuente: Pereda Pérez arquitectos
Fotografías: Pedro Pegenaute
Texto: Mario Galiana Liras

Cuando me propusieron escribir una pequeña descripción o introducción a esta obra en Pamplona de Carlos y Oscar, me sentí tremendamente halagado, no solo por el hecho en si mismo, de escribir sobre una obra que considero magnífica, sino por la posibilidad de poder acercarme de manera algo mas íntima a la manera de mirar de los mismos.
Recuerdo en mi primer año de estudiante en la escuela de arquitectura, al cabo de un mes de haber comenzado mis estudios, teníamos que analizar una vivienda, (la que quisiéramos), de una lista enorme que nos facilitaron de arquitectos. No tengo un claro recuerdo porque motivo (supongo que no por excesiva astucia), tomé el primer nombre que vi, Alvar Aalto. Al revisar algunos libros de nuestro querido maestro, me tope con la Maiçon Carré y decidí analizarla. Aún me acuerdo de algunos de los parámetros que se requerían analizar: Contexto, escala, volumetría, materialidad, etc… .

Revisando y repasando estos parámetros, me encontré una manera de mirar esta vivienda en Pamplona que guarda ciertas similitudes con la construida por el maestro nórdico en la periferia parisina. Ambos ejercicios se entienden desde la construcción del documento de sección, la presencia volumétrica, la abstracción material, y finalmente el cuidadoso uso de dos escalas, una que observa al territorio y otra que formaliza una entrada.

Entendidas las relaciones que creo, guardan ambos ejercicios , debo describir con gusto este proyecto de Pereda Perez, que de nuevo, se propone a través de una clara estrategia y se termina de definir por medio de la suma de una suerte de pequeños aciertos en las decisiones de proyecto arquitectónico, que acompañan a la estrategia de proyecto inicial.

Presencia Volumétrica: La vivienda se ubica en urbanización del Valle de Egüés, una localidad ubicada a 6 km de Pamplona, con un carácter residencial. La parcela tiene una configuración de predominancia rectangular y con un desnivel de 16 m. en el sentido Este – Oeste de la misma. Las vistas alcanzan hasta el monte Malkaiz, dejando bajo estas un bosque que pertenece a la propia parcela y que termina de construir la relación de la vivienda con el contexto próximo.
El ejercicio se presenta con un programa dividido en dos piezas, una pabellón de llegada aparece y domina la fachada Oeste, y un pódium, que intenta mover la mínima cantidad de tierra en la forma que excava todo su perímetro para de este modo crear una morada de carácter más íntimo.

El volumen superior, encuentra su total apoyo sobre el terreno y el pódium proyectado. Este, se remata contra el muro que conforma dicho pódium, buscando en su apoyo prácticamente puntual que logre aumentar la presencia del mismo en el emplazamiento.

Dualidad escalar: El proyecto, se desarrolla en dos plantas, que equivalen a sendos volúmenes. El superior, se establece como un paralelepípedo de cubierta inclinada que contiene en su interior las dependencias representativas y públicas de la casa. Así el programa que alberga este volumen tiene en su representación formal y escalar, y una clara concordancia.

La construcción inferior, el basamento, se recorta buscando amoldarse y acomodar el programa que contiene. Al frente y mirando al este, un grupo de estancias continuas en una gran rasgadura configuran los espacios de descanso. A su vez, un patio realiza la última transición y funciona como umbral de privacidad, afirmando esta disposición. De nuevo, se confirma una escala diluida, derretida y confiada en su contacto con el terreno, que trata de evidenciar la domesticidad de los espacios que contiene y consigue representarlos a través de este segundo orden.

Abstracción material: La vivienda confirma su presencia material a través del uso de hormigón blanco con encofrado de tabla. El proyecto entero busca su dimensión en esta tabla, encontrando así un acomodo en la repetición de los 7 cm que la misma nos ofrece. Así este encofrado, se ocupa de moldear todo el volumen, trabajando desde la abstracción propia de esta materia polvorienta informe, para a través de una suerte de artesanía, descifrar una arquitectura con una precisión propia de la técnica de moldeo empleada.
El proyecto, confirma su asentamiento a través del uso de un plano vegetal al exterior del volumen superior, que termina por delimitarse gracias a una lamina de agua que derrite horizonte, cielo y vivienda. A su vez, el basamento encuentra en su extensión, el bosque, permitiendo adentrar la mirada en el mismo, para así confirmar la existencia de esta vivienda y consolidar esta dualidad escalar y proyectual tan intensa que presenta el proyecto.

Al fin y al cabo, la arquitectura es y tiene que ser ARQUITECTURA.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Arquitectos:
Carlos Pereda Iglesias y Óscar Pérez Silanes | PEREDA PÉREZ ARQUITECTOS
Travesía Monte Monjardín 8 bajo 31006 Pamplona Spain| T 948292308 | E estudio@peredaperez.com | W www.peredaperez.com

Colaboradores:
Fernando Royo | arquitecto
José Joaquín Arricibita | estructura

Aparejador: 
Mikel Larumbe Arbea

Propiedad: 
Privado

Fotógrafo: 
Pedro Pegenaute

Constructora:
Construcciones Barbería Merino

Fecha proyecto_ fecha fin de obra
2014/7_2018/8

1 Comment

  • Xisca 02/19/2019

    Qué pena que esta maravilla de casa, y todos estos planos y fotografías preciosos estén acompañados de semejante texto… que alguien lo borre por favor, o al menos, que le pase el autocorrector…

    Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Close
Close
Close