Sergison Bates Architects + Liebman Villavecchia Arquitectos Casa Voltes: una casa de Cadaqués

Source: Liebman VillavecchiaPhotography: Lorenzo Kárász: Daniele Anside
Date: February 1, 2014

Esta nueva casa reemplaza una vivienda de dos plantas y los restos de un cuerpo adosado, en una pequeña y estrecha calle del histórico pueblo costero de Cadaqués. El solar tiene un frente retranqueado a la calle y esta rodeado por edificios vecinos en sus otros lados. Este retranqueo en planta da lugar a dos geometrías diferentes, las cuales generan las bases para la organización volumétrica de los espacios interiores. La nueva construcción de dos plantas sigue la alineación de la calle y de las paredes medianeras pero en la esquina suroeste el edificio se aleja para crear un patio a nivel de planta primera. Una cubierta a una sola agua cierra el volumen, y al ir acomodándose a la cambiante geometría de la fachada se forman dos aleros a distinta altura creando el efecto de disminuir el volumen total de la casa. El edificio descansa sobre un plinto de obra que se escalona en planta y alzado para dar lugar a una jardinera y una plataforma en el punto natural de entrada: en la unión de las dos geometrías.

Piedra, tejas árabes y elementos estructurales han sido recuperados del edificio existente para ser usados en la nueva construcción. Una pared autoportante de mampostería de piedra forma la fachada principal, junto con otras paredes de cierre acabadas con un mortero grueso. Ventanas de dimensiones varias están situadas de manera informal y al estar enmarcadas con recrecidos que las encuadran y que crean alineaciones entre ellas, dotan a la composición de un carácter más fino. Las ventanas están situadas en la cara interior de las paredes y las jambas se abren subrayando la sensación de peso y profundidad visual de la superficie. Canalones y bajantes cerámicos, recrecidos, ventanas y elementos metálicos, están todos pintados de blanco para dar un aspecto homogéneo y distintivo mientras cumplen con las estrictas normativas municipales del casco histórico de Cadaqués, regulando altura de los edificios, proporciones de las ventanas, materiales y colores. De esta forma, el proyecto puede verse como un acto de restauración del casco antiguo mediando con el contexto y creando una renovada identidad tanto a la estrecha calle como al amplio telón de fondo de la bahía.

En su interior la casa se organiza en tres niveles de unos sesenta m2 cada uno con dos altillos construidos en madera en el espacio de bajo cubierta. Dos “salas-hall” forman el corazón de la casa. El vestíbulo de entrada, un escalón por debajo del nivel de la calle, proporciona un generoso espacio de llegada. Una ventana interior mira hacia el espacio de doble altura (del sótano) iluminado cenitalmente y unas puertas nos llevan a dos dormitorios-suite. La sala principal del primer piso es un espacio de cinco lados, y aquí, la tensión geométrica del lugar puede notarse por la línea en diagonal del cielo raso y los planos inclinados que definen la chimenea. Una fuerte luz de mediodía entra por una pequeña y alta ventana. Junto a la sala hay un tercer dormitorio-suite y una escalera de madera hacia el espacio del altillo a un lado y la cocina en el otro. Esta última, un escalón por debajo de la sala, se abre al patio el cual esta rodeado por altas paredes y observado por el perfil característico de una conocida casa catalogada. Por encima de la cocina encontramos el segundo altillo al cual se accede por una escalera de gato y una trampilla. Aquí tenemos una vista privilegiada sobre la bahía, la iglesia, el mar y las montañas. Una escalera de “volta” conecta los principales niveles y se prolonga hacia un “celler” de piedra con una bóveda posiblemente del siglo XVIII, un trastero y un espacio de planta cuadrada de doble altura con una dramática fuente de luz cenital.

Pocos materiales han sido usados en su interior aunque detallados con pragmática utilidad y rigor conceptual. Los suelos son de mosaico hidráulico y en las dos “salas-hall” principales unas piezas con dibujo se disponen a modo de alfombra central. El mármol blanco se usa como elemento de transición entre materiales, como en antepechos y contrahuellas o como aplacados de protección en chimenea y cocina. Algunas paredes se dejan de piedra vista y todas las demás tienen un acabado enyesado con una ligera textura y todas pintadas de blanco. El machihembrado de madera de los altillos esta pintado con un color tenue, los marcos de las puertas se avanzan sobre el plano de la pared evidenciando su grosor y los pomos son de bronce patinado. Cortinas de lino crudo se usan ampliamente para suavizar la acústica de las estancias y dotarles de privacidad y recogimiento.

Esta casa de muchas estancias, algunas sin programa definido, ha sido concebida para dar respuesta al uso compartido de dos familias quienes la usaran intermitentemente a lo largo del año. Es una casa de lo confortable y del tiempo de ocio que pretende participar de las ideas del regionalismo crítico explorado por el grupo de arquitectos que trabajaron en Cadaqués entre 1950 y 1960, Coderch, Correa-Milá, y Harnden-Bombelli.

Stephen Bates

16 Comments

  • Super Anonymous 02/09/2014

    L’espai a la foto 4, amb el foc al fons, sembla el doble d’ample que a la foto 7. El poder de l’imatge! La casa pinta molt bé. Tan de bo la veiem de nou en el futur amb mobiliari i una mica de vidilla. Felicitats.

    Reply
  • anonimament cadaquesenca 02/05/2014

    Trobo a faltar el color gris plom de’n Pla… l’escència mediterrània tan ben treballada en aquest poble, sense pretencions…el marbre blanc? senzillament un delicte.

    Reply
  • Marta Guiu 07/24/2012

    Felicitats pel projecte! M'ha encantat! I sí, com ha comentat algú, jo també trobo genials els mosaics catifa però és trobar-lis el lloc: aquí encaixa perfecte! D'altre banda la casa segueix l'estupenda arquitectura de les cases de la zona que adoro! Sabeu què? Jo decididament hi viuria!

    Reply
  • ex-alumne 05/22/2012

    Qui segur que no ha tocat un llapis és Fernando Villavecchia.

    Reply
  • Anonymous 05/17/2012

    A qui dubte de si sergison bates han participat en el projecte, diria que la casa és pel sergison…

    Reply
  • Josep AzRo 05/17/2012

    Estic d'acord amb l'últim comentari! Crec que aquesta casa no tindrà cap problema en omplir-se d'objectes. Estic d'acord que si agafèssim la casa Farnsworth de Mies, o vas vestit de gala sempre i no desordenes res, o la casa se'n va a la merda de lo estàtica, ordenada i freda que és, però aquesta casa justament treu força d'unir elements inconnexos, com terres desiguals, textures de pedra de diferents grans, finestres creixent per aquí i allà. Si tu hi col·loques molts mobles crec que continuaran flotant. És més, la casa blanca farà que ressaltin molt més els teus mobles, pel que el que hi viu li dornarà una personalitat al marge de l'arquitecte. Crec que és bonic pensar que la calidesa li vindrà del que l'habitant hi vulgui col·locar. Potser l'únic que em fa dubtar una mica és que si hi viuen nens petits, buenu, el blanc aquest durarà res, però en fi, això és un problema de totes les cases pintades del món.

    Felicitats per qui té la sort de viure en aquesta casa i en aquest poble!

    Reply
  • Anonymous 03/11/2012

    al final em sorprén aquesta gent que quan veu un espai massa net massa acabat diuen que no hi viurien. No és irónic que siguin tant maniatics sobre on viure o no perque el lloc en si es massa arquitectonic de revista. vull dir, al cap hi a la fi es una casa, segur que viviu a llocs pitjors. mireu mes enllà dels vostres nassos. l'espai esta buit ara pero quan s'ompli de objectes personals no perdrà la seva bellesa.

    Reply
  • Anonymous 03/10/2012

    Suposo que va a gustos i formes de viure. Em costa imaginar-me que siguin espais vius, amb objectes quotidians, accions mundanes,… que no trenquin l'harmonia de la tant conseguida calma blanca.
    Diguem que sols sospito una mica d'aquesta forma de fer tant volcada en la puresa i minimalisme projectual que en molts casos no va lligat a una forma d'habitar o d'entendre l'existència, sino més a una desig visual i estètic de l'espectador (que ja no habitant).
    Però bé, això no treu que no tingui qualitat el treball realitzat.

    Reply
  • Anonymous 03/10/2012

    perquè no hi viuries?

    Reply
  • Anonymous 03/09/2012

    Molt bonic, sí senyor. Però no hi viuria.

    Reply
  • Anonymous 03/09/2012

    Proyecto trabajado con habilidad y sensibilidad. Unas fotos estupendas… no se si podré quitarme las gafas de sol en el salon.

    Reply
  • Alberto Berga 03/09/2012

    WOW!!!
    Me encanta como hacía tiempo no me encantaba un proyecto. Que demostración de arquitectura con mayúsculas, esto si es verdadero espectáculo. Un trabajo impecable, los interiores son espectaculares. Mi más sincera enhorabuena!!

    Reply
  • DG Arquitecto 03/09/2012

    Una bonita casa blanca en un bonito pueblo blanco.

    Reply
  • el lobo 03/08/2012

    22:43
    tendrian que existir mas proyectos como estos.
    tendrian que existir mas arquitectos que se dediquen a esto.
    devocion por este tipo de arquitecturas.
    devocion y pasion
    22:45

    Reply
  • piero portaluppi 03/08/2012

    ja ho diuen que el més crida no sempre és el que té la raó!

    és una delicia veure el talent que manifesten alguns arquitectes del nostre país a l'exercir l'ofici. sensibles amb l'entorn, curosos amb els detalls i tot per aconseguir el que hauria de ser obvi i a vegades no ho és, construïr espais conforatables i emotius per a poder desenvolupar i gaudir de les nostres vides.

    sóc l'unic que creu que els mosaics-catifa són preciosos?

    molt bona feina a l'equip! felicitats!

    (stephen bates havia col·laborat amb liebman-villavechia ara fa uns quants anys abans d'establir-se amb en jonathan sergison. en aquest cas no se fins a quin punt ha participat en el projecte).

    Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Close
Close
Close