Siza Vieira Casa Alves Santos

Source: Jordi BadiaPhotography: ARQ F
Date: March 3, 2011
Encontrarme por casualidad con este reportaje fotográfico reciente de esta casa de Alvaro Siza que tuve la ocasión de visitar cuando era estudiante (magnífico viaje de estudios de muy gratos recuerdos con Moisés Gallego), justo cuando estoy preparando una clase sobre las casas patio de Fredensborg de Jorn Utzon, me lleva a hacer una reflexión sobre los proyectos domésticos de algunos de los grandes arquitectos a los que admiro, y sobre el paso del tiempo en las obras de arquitectura.
En el caso de Jorn Utzon es evidente que sus trabajos en edificios públicos (la Ópera de Sidney, la iglesia de Baegsvaerd, los almacenes Paustian, el edificio en Kuwait, etc…) tienen una carga de expresividad y elocuencia que no aparece en sus proyectos más domésticos que parece que se ponen al servicio del usuario para conseguir espacios modestos y silenciosos, donde el confort y la privacidad pesan más que la expresión del arquitecto.
Quien haya tenido la ocasión de visitar su casa propia en Hellebaek, o las casas patio de Kingo o Fredensborg y haya llamado a alguna puerta para conocer el interior, reconocerá lo que estoy diciendo. Uno siente que podría vivir perfecta y cómodamente en esos lugares donde se respira paz y confort, y donde el desorden habitual que supone la vida cotidiana se instala con tranquilidad en esas arquitecturas. No he tenido la misma sensación visitando la casa Farnsworth por poner un ejemplo, y podría decir lo mismo de otras casas célebres.
Sí, en cambio, he tenido esa sensación visitando las casas de Alvar Aalto (la casa Mairea hace relativamente poco suscitó estos comentarios con Enric Batlle y su familia) y por supuesto en las casas de Alvaro Siza.
Habitualmente los reportajes sobre obras de arquitectura se realizan en cuanto la obra está finalizada, sin haberla vivido. En estos reportajes es verdaderamente difícil descubrir si la casa tiene “alma”. Condición sin la cual no existe la verdadera arquitectura.
Este reportaje, en cambio, permite ver como se ha vivido la casa, y como los desconchados de la pared, y los muebles acumulados, no hacen más que añadir calidad (esa que sólo puede añadir el tiempo) a la buena arquitectura. Esa que sólo pretende hacer la vida más agradable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 Comments

  • samardo 05/12/2014

    Lo mejor con diferencia del curso de Proyectos V, poder visitar esta obra entre otras de Siza.
    Todo es mucho mejor de lo que parece: la escala, el oficio en los detalles, la agradable sensación de guarida en medio de la vegetación…. y la delicada propietaria que nos la enseñó. Ésta contaba cómo cuando “negociaban” con Siza el proyecto, él quería hacer una casa radicalmente introvertida hacia el jardín, contra lo cual protestaba, ya que quería al menos una ventana para mirar hacia la calle. Lo más que consiguió arrancarle a Siza fue esa ventana a ras de suelo de la foto nº 11 que no alcanza a asomarse por encima de la tapia. Lo contaba resignada, pero estaba orgullosa de su casa.
    Gran arquitectura y grandísima habitante.
    Por lo demás un infierno de año.
    Saludos

    Reply
  • Medit 03/04/2011

    Concordo en part. L'escrostonat de les parets és més fruit del pas del temps que no pas de l'ús.

    Una cosa és ser potencialment transformable i l'altre és envellir. La primera és segurament sempre positiva i en canvi la segona pot ser fins i tot perillosa. L'adaptabilitat de l'espai és mèrit de Siza, l'escrostonat de l'estucat de les parets no és mèrit de ningú -ni de l'arquitecte, ni del client-.

    Així com els nous remasters -per exemple, els del Beatles de l'any 2009- treuen “vels” als masters analògics originals i fan que el so sigui més net, sense ser més brillant -i arribar al límit tan repugnantment de moda d'arribar a la “overcompression”-, aquestes fotos de la casa de Siza li treuen el “gloss” artificiós de les fotos de les cases contemporànies que surten a les revistes i li dónen un caràcter -passo de “l'ànima”, que jo sóc agnòstic- menys pretenciós i més real… però ara, el següent “vel” a treure de la fotografia arquitectònica, és la manipulació falsa de la llum: l'escrostonat de la foto número 10 és artísticament remarcable dins del context de la foto… vull veure aquesta foto de dia i sense manipulació lumínica, perquè em sembla que aleshores l'escrostonat serà tant “bònic” com una merda de graffiti sota el pont d'una autopista.

    Demèrit del pas del temps, no pas de l'obra de Siza.

    Reply
  • pau 03/03/2011

    és ben espectacular el tractament que sempre fa en Siza a les escales dels seus projectes!

    les escales que veiem a les fotos de la casa Alves Santos són un clar exemple d'això.. jo ja coneixia per exemple, les de l'escola d'arquitectura de Porto i la de la casa Maria Margalida, però amb aquesta deunidó!

    amb l'aparent encaixonament a causa de l'espai estret que configuren els envans de l'escala, l'eixamplament a l'arrencament i el canvi de material marca un espai com Déu mana!

    de nou, olé Siza!

    Reply
  • Jordi Badia 03/03/2011

    … Es interesante comparar esta casa con las casas patio de Fredensborg de Utzon. Para lograr privacidad la casa se cierra sobre sí misma y aparece como una fortaleza desde el exterior, abriéndose a un patio interior y estableciendo con la forma en L visiones cruzadas del propio edificio. Me iría a vivir a esas casas ahora mismo y no puedo decir lo msimo de las de Mies.
    Creo que Medit estará de acuerdo conmigo…

    Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Close
Close
Close