ONL Arquitectura 154 Viviendas de Alquiler, Equipamientos y Aparcamiento, Barcelona

Source: ONLPhotography: Jordi Surroca
Date: May 14, 2016 Category: Bcn

El conjunto de viviendas se encuentra en una zona densamente poblada de una ciudad compacta. Las dos calles principales con las que limita el solar son de 20m de anchura i soportan edificios de 8 y 9 plantas. Para conseguir una buena ventilación e iluminación de las viviendas se realiza una modificación del planeamiento reduciendo considerablemente la profundidad edificatoria y cambiando las alturas. El cambio de planeamiento significa una reducción de más de 5.000 m2 de techo construido -de 17.840 a 12.700m2- que permiten ampliar considerablemente el patio de manzana, al reducir la profundidad edificable de 26m a 15,75m.

El edificio, promovido por el Patronat Municipal de l’Habitatge de Barcelona, se constituye de varios programas de carácter público, basados en 154 viviendas dotacionales de alquiler. Se organiza el conjunto en dos alas: una cuenta con 78 viviendas para alquiler social y una guardería en planta baja, la segunda cuenta con 76 viviendas para personas mayores, y un centro cívico en planta baja y primera. Se realiza un aparcamiento de dos plantas subterráneas que ocupa todo el solar.

Las 78 viviendas dotacionales, destinadas a alquiler social y a colectivos en riesgo de exclusión, se disponen en seis plantas piso del edificio con fachada a la calle Industria. En la planta baja se encuentra el vestíbulo de entrada y la conserjería, así como una sala para usos comunitarios y una lavandería.

Las 76 viviendas para personas mayores se desarrollan con un programa más amplio en cuanto a salas comunes, que se sitúan en la planta baja: una sala de lectura y una sala grande que acoge los equipos audiovisuales. También cuenta con un despacho para la dirección de los servicios sociales. En la planta tercera se encuentra la lavandería, el tendedero y una terraza comunitaria. Ésta se comunica por una escalera exterior con la terraza superior donde se ubica un huerto urbano sobre mesas-jardinera.

El conjunto se modela adaptándose a las medianeras y alturas de los edificios vecinos y se ordena en dos edificios que, se separan abriendo el interior de la manzana a la calle precisamente en el lugar más emblemático, la esquina que forman las dos vías principales.

Se desmaterializa el chaflán -única fachada que en el ensanche Cerdà permite visiones frontales- creando un punto de atracción para el descubrimiento de la plaza interior, a través de una tensa volumetría donde se acercan peligrosamente las 6 plantas de vivienda de los dos edificios que al volar, vacían la planta baja y abren el patio a visiones más lejanas desde las calles del entorno.

Este despliegue formal busca organizar y cohesionar los cuatro equipamientos convirtiendo el patio interior y su obertura a las las calles principales en el vestíbulo común de las cuatro actividades. (El Centro Cívico cuenta con dos accesos secundarios des de esté espacio).

La utilización del panel prefabricado de hormigón de color blanquecino se reivindica como material contemporáneo que se inserta perfectamente en el ensanche Cerdà dialogando con la materialidad y el color del estuco de los maestros de obras. Por la misma razón ha sido un placer poder trabajar en una fachada tectónica, una fachada donde se recupera el juego de la luz y de la sombra gracias a la profundidad del hueco que se crea con los balcones y a la vibración que se ha conseguido las rasgaduras de las celosías que protegen los tendederos.

El panel blanco de hormigón contrasta – en los testeros y en las fachadas de los patios- con la utilización atípica del ladrillo como material que quiere ser ligero y colorido. El recurso de las franjas i el tipo de aparejo le permite ocupar un lugar en los vanos que normalmente se reserva para cerramientos caracterizados por su ligereza o su delgadez.

El proyecto quiere reivindicar la permanencia de materiales como el ladrillo -acosado últimamente por la picota de la excelencia de la industrialización- que ente caso superaba de largo las credenciales de sostenibilidad de la mayoría de los materiales industrializados de nueva generación, tanto por su contrastada durabilidad, por su cocción en hornos que utilizan biogás como energía, como por su procedencia cercana a Barcelona.

En la organización de las viviendas se opta por un esquema de organización por corredor central debido a la reducida dimensión de las viviendas en relación a la profundidad edificable. Se sacrifica la ventilación cruzada natural (se resuelve por medios mecánicos), para conseguir una buena proporción entre longitud de fachada -que cuenta con 7m- en relación a la profundidad de la vivienda de 6m. Esta relación permite una proporción agradable de los espacios y una buena relación con el exterior.

La mayoría de las viviendas responden a un mismo tipo con variantes que se adecuan a las diferentes situaciones: testeros, medianeras, etc. de una superficie entre 40 y 44 m2 útiles.

Para el tipo principal del que finalmente se hicieron 110 unidades se propusieron diferentes alternativas (a la izquierda dos de ellas) pensando en ofrecer cierta diversidad partiendo del mismo módulo. Durante el proceso, al afinar las dimensiones y los elementos del programa el promotor acabó escogiendo una de las alternativas y prefirió la uniformidad a renunciar a elementos importantes como el tendedero o el balcón.

Buscamos que una vivienda de un dormitorio pueda disfrutar a escala reducida de un programa completo de los elementos servidores que ofrece una mayor. Para ello se estudia desde un mueble para situar la nevera y los utensilios de limpieza, que señala virtualmente tanto el espacio del comedor, de la separación entre cocina y sala como crea la entrada. La vivienda cuenta con la expresión mínima del pasillo convertido en un pequeño vestidor que da paso al baño, en éste una repisa de lavabo generosa, permite alojar la lavadora separando el ruido de la colada del resto de las estancias.

La pequeña terraza integra un tendedero que cierra el círculo de la ropa y se convierte a su vez en un elemento crucial en la formalización de la fachada.

El dormitorio será más versátil gracias a que el vestidor-baño-lavadero le libera de la ropa y sus servitudes. Al abrirse con una puerta corredera de gran dimensión a la sala, consigue una percepción de mayor confort dimensional en una vivienda pequeña.

La estrategia de sostenibilidad del edificio viene dada por dos aspectos relevantes: por una parte la situación densa donde se ubica el edificio y las ventajas que ofrecía el gobierno español a la cogeneración como medio eficaz de producción energética.

La densidad de la zona y las diferentes orientaciones de las viviendas no aconsejaban buscar una solución de arquitectura pasiva basada en la calefacción por aporte solar a través de las ventanas. Por la misma razón las ventajas de la fachada ventilada tan evidentes en situaciones de gran exposición solar no se verificaban en este caso. Se opta por tanto por fachadas pesadas (el panel prefabricado de hormigón y la fachada tradicional de obra vista) y materiales con ciclos de vida largos y ya comprobados por su larga trayectoria en la construcción, colocados por capas desmontables que gracias a los trazados de instalaciones registrables, que permiten la reparación i substitución de los mismos de forma fácil.

En cuanto al sistema de producción y distribución de la energía se trabaja con la empresa Aiguasol que realiza previamente una simulación del comportamiento energético del conjunto para definir qué medidas pasivas podían -dentro del presupuesto asignado al proyecto- tener mayor incidencia en el comportamiento del edificio, llegando a soluciones interesantes como utilizar vidrios de baja emisividad gracias a renunciar a la rotura de puente térmico de las carpinterías.

A su vez diseña un sistema de climatización que cuenta con importantes singularidades tanto respecto a la generación como en la de distribución y en su concepción en general. El sistema integra la generación de calor, frío, ACS y electricidad, prestando servicio de calefacción y refrigeración a través de climatizadoras al Centro Cívico y la Guardería, calefacción por suelo radiante a las viviendas tanto de mayores como de jóvenes, así como refrescamiento a través del propio suelo radiante en las viviendas de personas mayores. Estos modos de distribución, de baja temperatura en calor y alta en frío, permiten ahorrar gran parte de las pérdidas de distribución.

Para la generación, se utiliza un motor de cogeneración de 50kWe, basado en gas natural, que produce electricidad que inyecta a la red. Dicho motor produce a la vez calor entre 70ºC y 90ºC que se utiliza para ACS, calefacción y refrigeración mediante una máquina de absorción de simple efecto de 15kWf. La producción de calor se complementa mediante calderas de gas de baja temperatura y de condensación, y la de refrigeración, mediante una bomba de calor refrigerada por aire. El sistema está optimizado para minimizar las emisiones de CO2 y el consumo de energía primaria. Concretamente el sistema tiene un rendimiento respecto a energía primaria del 216% con un ahorro global de 383MWhp.

A su vez se implementa un sistema fotovoltaico que se instala en las dos cubiertas superiores del conjunto con un total de 16,2kWp. Para el conjunto de las instalaciones se preveía una producción anual de 19.755kWh, que permitía amortizar los 76.302€ de inversión y obtener un TIR del 9,2%.

El diseño de la instalación se realizó durante el 2008-2009 de acuerdo a la normativa vigente después de un estudio de viabilidad y un estudio de optimización del sistema que garantizaba la máxima eficiencia energética y el mejor rendimiento económico de la operación.

En noviembre de 2009 se realizó el acta de replanteo de las obras, que transcurrieron durante el 2010 y 2011, firmándose el certificado de fin de obra en agosto de 2012. Sin embargo, antes de la finalización se produjo un cambio normativo. Con fecha 28 de enero de 2012 entró en vigor el Real Decreto-Ley 1/2012, por el que se procedía a la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución y a la supresión de los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos.

Con este nuevo marco normativo, se realizó un estudio para determinar si existía alguna posibilidad de amortizar el motor de cogeneración vendiendo electricidad a mercado sin la bonificación económica. Se concluyó que no era conveniente operar el motor, dado que el balance económico no era positivo y por tanto era mejor esperar hasta la definición de la nueva normativa de venta de energía, a día de hoy todavía pendiente de aprobación definitiva.

Fue necesario redefinir la estrategia de operación de Navas para obtener la máxima eficiencia e invertir el sistema de apoyo, que pasó a ser el principal. Para ello, se introdujeron una serie de modificaciones en la instalación, ubicando un equipo intercambiador entre el circuito de ACS y el circuito primario de la caldera de calefacción y redefiniendo la programación general del sistema.

Estas modificaciones, así como la supresión de la producción de frío para las viviendas, persiguen la simplificación del sistema, optimizando al máximo su configuración para hacer la inversión lo más sostenible posible y a la vez atractiva para la posterior explotación por parte del gestor energético.

En esta línea, el Patronat Municipal de l’Habitatge está aplicando estos criterios de sostenibilidad en todas sus promociones, especialmente las que cuentan con gestión centralizada, obteniendo excelentes resultados. En las cinco promociones con sistemas centralizados en las que se está realizando el seguimiento, se pueden establecer comparativas de los datos de proyecto respecto a los reales y ajustar al máximo la eficiencia del conjunto, teniendo en cuenta los consumos reales.

El esfuerzo por optimizar una instalación diseñada en base a unos parámetros económicos ahora inexistentes, convierte el edificio en altamente eficiente gracias a un proyecto que, desde un inicio, ha integrado como parte fundamental de su identidad la arquitectura pasiva, los criterios medioambientales de ahorro energético y la atención al buen diseño constructivo en su desarrollo. Sin estos sistemas pasivos, que limitan la demanda energética, no hubiera sido posible mantener la eficiencia del conjunto con el cambio de escenario normativo que se produjo.

Este planteamiento eficiente, viene a reflejar una actitud ambiental sostenible que desde hace unos años promueve el Patronat Municipal de l’Habitatge de Barcelona en toda su actividad técnica (proyectos obras y mantenimiento), estrategia que está dando resultados tangibles con la monitorización y seguimiento de los consumos en tiempo real de las promociones con gestión energética centralizada. Los datos obtenidos nos permiten comparar, mejorar y divulgar el trabajo que durante tanto tiempo se ha venido realizando de mejora ambiental y eficiencia energética aplicada a las promociones de vivienda pública y social.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Close
Close
Close